TEJIENDO LA RED





26.10.20



La dinámica de las redes sociales, de las comunicaciones virtuales, el alcance del tema digital, súper presente en nuestras vidas, no es más que la evolución de un fenómeno que viene funcionando de manera parecida desde hace siglos en toda la humanidad, y ha resultado clave en su desarrollo.





En algún momento durante mi vida estudiantil escuché el término “capital relacional”, el cual me llamó la atención y utilicé como excusa para asistir a cuanta reunión social pude. Sin embargo, a lo largo del tiempo, de manera natural, he ido tejiendo mi propia red de personas de confianza, de colaboradores, de amistades, con quienes cuento en determinados momentos (también cuentan conmigo).


Ya en el siglo 21 conocí el término “Networking”, el cual está muy relacionado con el fenómeno explicado de en el párrafo anterior. El networking se ha convertido en el centro de una serie de estrategias, herramientas, posibilidades para los emprendedores en la actualidad.


Quienes promueven la cultura emprendedora tienen conciencia sobre la importancia de las relaciones de los emprendedores y empresarios entre ellos mismos y con otros actores de su ecosistema. Históricamente, y más aceleradamente en tiempos recientes, la transferencia de conocimientos, información, la posibilidad de generar alianzas, sociedades, ha resultado en cosas buenas y malas que sólo son posibles con esfuerzos colectivos.


En lo que a desarrollo económico y social se refiere, se han generado muchas oportunidades para que las personas, las empresas, las ONGs, puedan ir tejiendo sus redes con cada vez más eficiencia. Especialmente Startups, se crearon los Coworkings, los Hubs, espacios que facilitan la interacción, el trabajo colaborativo, lo que a su vez, se traduce en mejores propuestas de valor, modelos de negocios, menor riesgo, mejores servicios, en fin, en mejores emprendimientos y empresas. Incluso más arriba sucede lo mismo.


Las organizaciones que promueven el emprendimiento, todos los integrantes del ecosistema de innovación, también deben promover el relacionamiento entre ellos mismos. Los contenidos de los planes de estudios de las universidades, por ejemplo, deben tener una relación directa con el mercado laboral, con la evolución de la humanidad. Para mantenerlos actualizados, es muy importante que las instituciones de educación superior estén conectadas con el sector empresarial, con el estado, con las comunidades.


Lo mismo sucede cuando se diseñan programas de innovación, los mismos lograrán el cumplimiento de sus propósitos siempre y cuando hayan sido diseñados tomando en cuenta el contexto, el cual es muy difícil de comprender si no existe algún grado de conexión con la sociedad en general.


Ante la relevancia que puede tener la construcción de una adecuada red de relaciones para ti y para tu marca, voy a compartir una serie de consejos que me han sido útiles en el tejido de mi red de apoyo:


1. Participa en actividades de formación: Los cursos, talleres, son un terreno ideal para conocer personas con valores y objetivos similares a los tuyos.


2. Sigue en Instagram y Facebook: las redes facilitan el contacto con todos. Procura seguir a cuanta persona conozcas, por allí se puede generar una relación de confianza.


3. Hazte sentir: Compartir parte de tu vida en las redes sociales, enviar mensajes por Whatsapp de saludo por fechas festivas, por ejemplo, puede ser estratégicamente inteligente.


4. Muestra tus productos y/o servicios: Eventualmente, procurar recordar a tus conocidos en redes sociales a qué te dedicas, qué ofreces. No es recomendable exagerar en este punto, puede traer consecuencias negativas.


5. ¡Participa! En grupos de Whatsapp, en grupos de Facebook, Linkedin, en las conversaciones, en las publicaciones de tus conocidos.


6. Cultiva amistades de manera genuina: No se trata de cultivar relaciones por intereses de negocios. Es bueno tomar en cuenta el punto, pero lo ideal es cultivar relaciones de manera natural.


7. No te conformes con tu grupo de amigos: Siempre contarás con tus amigos de mayor confianza, pero mantenerse abierto a conocer personas, a vivir nuevas experiencias puede resultar muy positivo.


8. Apóyate de la tecnología para no perder contactos. Google contacts puede ser una adecuada alternativa para registrar y administrar a tus contactos. En caso de referirnos a contactos comerciales, sería adecuada elección, contar con un CRM (Client Relationship Management).